Translate

jueves, 10 de julio de 2014

Tres bolsos para tres momentos

Bolsos y mujeres. Mujeres y bolsos. Nos gustan y queremos uno para cada  ocasión. Y nos gustan originales y, si puede ser, únicos. Para conseguirlo  y no dejar el bolsillo en el intento, lo mejor es una creación propia. Estas son mis propuestas, espero que os sirvan de inspiración.

Una mañana de domingo: paseo y relax.

Un pequeño bolsito, que se puede poner en el cinturón para mayor comodidad. Es muy útil para guardar las llaves y el móvil y, sobre todo, para liberarnos del peso en el hombro, ¡relax total!
Vale, lo admito, es un bolso blanco. Quizás no sea este vuestro color porque al ser de ganchillo se ensucia un poquito más, pero lo podéis tejer del color que queráis.

Está realizado en punto cesto; el sobre, en punto bajo.



Con una pequeña hebilla, se engancha en el cinturón

Un poquito de publicidad subliminal: aparecen mis portavelas y mi manta de sofá


Tarde de café y cine

Un bolso de mano, tejido también en punto cesto, fácil y rápido. No es un bolso de fiesta en sentido estricto, pero casi. Es pequeño, para guardar lo esencial.



Noche de cena
Aquí optamos por un bolso más elaborado, en punto piña
El proceso es el siguiente:
1. Monta 50 cadenetas (o el largo necesario para la boquilla que hayas elegido), aumenta dos puntos bajos en cada extremo.
2. Comienza a tejer con punto piña sin realizar ningún aumento hasta alcanzar la altura deseada.
3. Termina la labor con tres vueltas de punto bajo.
4. Cose la boquilla y añade un asa bonita, y ya está, ya tienes tu bolso único.

Recomendación: añadir forro antes de montar la boquilla. El bolso ganará solidez.





¿Qué os parecen estos bolsos? ¿Cuál te gusta más? Espero vuestras opiniones.

                           Saludos y ¡feliz crochet!