Translate

lunes, 24 de marzo de 2014

Las mil y una cestas de crochet: Parte 2

Hoy le toca el turno a las cestas de trapillo. ¡Cómo cunden! Te pones y en un plis plas has tejido varias. La mayoría las hago con los restos de tejer una alfombra, pero no todas.

Cuentan con la ventaja de que no hace falta almidonarlas. El tejido es tan grueso que se sostienen solas, sobre todo si tejes con punto bajo.

Para las tres primeras cestas he empleado exactamente una  camiseta, talla grande de hombre.





 Todas las cestas están repartidas por casa, pero hoy las saqué a pasear un ratito.









                                                         


                             Saludos y ¡feliz crochet!