Translate

jueves, 19 de enero de 2017

Bufanda punto fantasía de ganchillo

La predicción del tiempo no se ha equivocado y el frío ha llegado con fuerza y nos va a acompañar durante un tiempo.

En estos días lo que más apetece es tejer prendas cálidas tomando un café o un té. Y para hacer frente a estos días gélidos, un poco de color viene fenomenal.

Yo hice acopio de lana de color fucsia y he hecho mi segunda bufanda de este color y como intento evitar las costuras, he tejido una bufanda mágica. ¿Quieres tejer una igual?


Imposible pasar frío con esta bufanda


Los materiales necesarios son dos ovillos de 100 gramos y un ganchillo del grosor adecuado. Para esta bufanda he usado lana del 3,5 y un ganchillo del 4,5 porque me gusta que el punto quede un poquito flojo. Un marcador de vueltas es muy útil para este tipo de punto.


Patrón


1. Comenzamos montando 200 cadenetas.
2. Una vuelta de medias varetas. Unir los dos extremos con un punto deslizado, evitando retorcer el tejido. Colocar el marcador de vueltas para distinguir el inicio de cada una.
3. Un punto piña (tres lazadas en el mismo punto cerradas juntas). Saltamos dos puntos y en el tercero  enlazamos el punto piña con un punto bajo y hacemos otra piña. Así conseguimos que quede inclinado. Repetir hasta el final de la vuelta.


4. Toda la vuelta en puntos bajos.
5. Repetimos los pasos 3 y 4. Hasta el final de la labor, alternamos una vuelta con puntos piña y otra de puntos bajos.
6. Tejemos hasta alcanzar 25 centímetros.
7. Terminamos con una vuelta de medias varetas (una media vareta en cada punt ode la vuelta anterior). Comprueba que el tejido no encoja (habría que añadir puntos), ni se rice (sobrarían puntos).
8. Para que los bordes queden más bonitos, puedes tejer una vuelta de punto cangrejo. El punto cangrejo es básicamente punto bajo pero tejido en dirección opuesta a la habitual, es decir, si eres diestra, se teje de derecha a izquierda; sin embargo, para el punto cangrejo debes tejer de izquierda a derecha.

Ya tenéis la bufanda para disfrutar del frío.

jueves, 12 de enero de 2017

Pastelería ganchillera

Hace unos días leí una noticia sobre el auge de la pastelería con motivos tejedores en periódico inglés Daily Mail. El artículo se centraba en las tartas de boda, una tendencia que está ganando cada día más adeptos.

El estilo se inspira en los patrones y texturas de los tejidos a dos agujas. La cobertura de las tartas se mantiene en el tradicional blanco, poniendo el énfasis en el diseño. Los patrones pueden llegar a ser muy intricados y necesitar muchas horas de trabajo.

Foto vía Daily Mail La cobertura de la tarta es un glaseado ligero

Este tipo de tartas son frecuentes en bodas invernales o de estilo rústico, aunque dependiendo del diseño se puede adaptar a cualquier estilo de boda.

Estamos en invierno y todavía queda para la temporada alta de bodas, pero si eres una enamorada del tejido y tu boda está a la vuelta de la esquina, quizás te apetezca una "tarta tejedora" para un día inolvidable.

Pero la pasteleria ganchillera no es solo para las bodas; hay otras opciones. Si eres una buena repostera, hay tartas que puedes hacer tú misma para cualquier celebración y con el fondant la imaginación es el límite.

Foto via Pinterest

Hay opciones más sencillas, como las galletas que imitan un pequeño tapete (en el blog Ganchillo y tenedor te explican cómo prepararlas.

Si quieres ver más ideas para tartas de motivos tejedores, puedes visitar las siguientes páginas:
-Weddbook: es una página con un amplio repertorio de ideas para bodas, en las que se incluyen las tartas.
-Knitting Neddle and Damage Done: en esta página puedes encontrar muchos ejempos de tartas, con ovillos, agujas e incluso abuelitas tejiendo.
-Pinterest: encontrarás un montón de ideas, con los enlaces correspondientes.

Las páginas mencionadas están en inglés, pero las fotografías son bastantes buenas y siempre se puede encontrar inspiración, sin olvidar la ayuda de los traductores.

¿Habéis preparado algún dulce, galleta o tarta de temática tejedora? Seguro que nadie se puedo resistir.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Resumen ganchillero: lo más leído en 2016

Otro fin de año se acerca. ¡Cuántas cosas han pasado! Muchas prendas tejidas y muchos comentarios por vuestra parte. Leer las cosas tan bonitas me anima a seguir tejiendo y escribiendo este blog, que comenzó como una sugerencia de una amiga y ha ido creciendo poquito a poco.

Como he hecho desde el inicio del blog, cuando llega la Navidad,  hago un repaso de lo más leído. Durante sus dos primeros años de vida, la lista de lo que más os ha gustado apenas ha variado. Eso me hizo pensar que o era muy bueno lo que había escrito y tejido en esos dos años o que no había hecho nada interesante. Pero a mediados de este año se han producido interesantes movimientos en el ránking. Lo más interesante de este cambio es que todos los posts se han escrito este mismo año y han tenido una gran acogida en poco tiempo.

La clasificación de los más leído este año queda así:

1. Cosas que nadie me dijo cuando comencé a tejer

Hasta la fecha, es el post más leído. El mundo tecnológico facilita el autoaprendizaje y compartir con facilidad otras técnicas y dudas, pero muchas de nosotras comenzamos a tejer de la mano de nuestras abuelas o madres, cuando internet no existía, y lo hicimos de tal forma que pensamos que solo había una forma de agarrar las agujas. Sin embargo, hoy sabemos que se puede tejer de otra manera y el trabajo es igual de bonito.

Y este es solo un pequeño ejemplo. La conclusión más importante de este post es que hay que acercarse al mundo del tejido con ilusión y paciencia, porque no se aprende en una hora y conocer algunos "truquillos" ayuda mucho.

Por otra parte, vuestros comentarios, bien a través del blog bien por mensaje privado, fueron estupendos.



2. Cómo enfadar a una ganchillera

Comentarios más o menos malintencionados. Todas las tejedoras y todos los tejedores los hemos oído alguna vez, o muchas veces. "Somos raros, tienes mucha, qué cansado...". No tenemos que jusitficarnos. Nos gusta tejer y punto. En este post recojo algunas de las frases que he oído a lo largo de los años.

3.¿Qué dice tu ganchillo sobre ti?

Este post está muy relacionado con el anterior. Porque hay comentarios generales y luego están los comentarios específicos cada vez que te ven tejer alguna cosa. No importa lo mucho que te conozcan. Parece que siempre están pensando en qué decir. Lo importante es tu actitud y las respuestas que des, si es que quieres darlas. Lo importante es tejer lo que te gusta. ¿No crees?


Estas han sido las entradas más exitosas del año. Gracias por vuestros comentarios y apoyo durante estos 365 días. Nos vemos el año que viene.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Bufanda roja de ganchillo y punto.

Como decía en el post anterior, estos días de frío he tejido dos bufandas diferentes. Hoy os muestro la segunda. Se trata de una combinación de ganchillo y dos agujas. Es ideal para los momentos en los que no quieres complicarte demasiado con el patrón, pero a la vez apetece darle un pequeño toque a tus complemetos.



Los materiales necesarios son tres ovillos de lana para unas agujas del 3, 5 y un ganchillo del mismo número.

Comenzamos montado 90 puntos. Parecen muchos para una bufanda; sin embargo, el punto elástico doble encoge bastante. A cambio, tendréis una bufanda muy, muy calentita. Tejemos dos puntos del derecho y dos del revés hasta tener una longitud de un metro. Luego tejemos otras dos piezas con el mismo número de puntos iniciales y siete centímetros de longitud.

Las flores de ganchillo se hacen tejiendo 16 puntos bajos en un anillo mágico. Hacemos tres varetas cerradas a la vez, tres cadenetas, tres varetas cerradas a la vez  en el mismo punto. Cinco cadenetas. Saltamos un punto de la vuelta anterior y repetimos tres veces más. Tejemos en total ocho flores.



Cosemos cuatro flores por los laterales y una vez cosidos, las unimos a la bufanda y le añadimos una de las pequeñas piezas que teníamos. Repetimos los mismo pasos en el otro extremo de la bufanda.

De forma opcional, se pueden añadir unos flecos, pero se necesitará un ovillo más.

Espero que hayáis disfrutado con este patrón y os animéis a tejer esta bufanda tan calentita. 

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Cuello de ganchillo color fucsia en punto jazmín

El frío y la lluvia de esta última semana me ha inspirado para tejer un par de bufandas muy abrigaditas. Y en colores intensos para iluminar los días invernales.

La primera de las bufandas es  en realidad un cuello en color fucsia, muy rápido de tejer. Solo necesitarás un ovillo de 100 gramos de lana para un ganchillo del 3,5 (sobrará).

Se puede tejer de forma circular y nos evitamos costuras o lineal y coser después los lados. Yo he elegido la primera opción.



Comenzamos montando 110 cadenetas y unimos los dos extremos mediante un punto deslizado. Hacemos una cadeneta y seguimos tejiendo toda la vuelta con puntos bajos. Marcar el inicio de vuelta con un marcador. En la siguiente vuelta tejemos tres cadenetas y seguimos tejiendo en punto jazmín. El tutorial para este punto lo tenéis pinchando AQUÍ, con una pequeña diferencia: en el tutorial se teje el punto jazmín con varetas sin cerrar y el cuello de la fotografía se teje pasando tres veces la hebra como si hiciésemos un punto piña.

Tejemos hasta tener 19 centímetros (24 vueltas). Finalizamos nuestro cuello con una vuelta en punto cangrejoen los dos bordes. El punto cangrejo se teje igual que el punto bajo pero hacia atrás, es decir, si normalmente tejemos de derecha a izquerda, para el punto cangrejo tejemos de izquierda a derecha.

Escondemos en el tejido los cabos que hayan quedado y ya tienes tu cuello para disfrutar en los días más fríos.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Patrones de ganchillo para decorar el árbol de Navidad

La mayoría de las ciudades ya tienen preparada la decoración navideña  y en casa ya se están calentando motores.

Las opción de tejer tus propios adornos es cada vez más habitual. Existen muchas posibilidades: desde coronas, belenes,  figuritas..., prácticamente puedes tejer todo lo que se te ocurra. Para orientarte un poquito, voy a comentar algunos patrones gratuitos que puedes encontrar en internet para adornar el árblo de Navidad. 

¿Preparada para una disfrutar con la selección?

Copos de nieve
Comenzamos con todo un clásico: los copos de nieve. Puedes tejerlos esponjosos como los de la fotografía.



Si los prefires más tradicionales, Blij dat ik brei, un blog holandés, ofrece varios gráficos, fáciles de leer si estás habituada a usarlos. Aunque lo habitual es tejerlos en color blanco, pero puedes elegir hilo diferente, como plateado o dorado, e incluso un color más atrevido. Cuanto más fino sea el hilo, más bonito será el resultado.

Ángeles
Con Delicadezas de crochet tienes dos opciones para tener unos angelitos en tu árbol, pero si lo prefieres puedes hacer una guirnalda.

Botitas
El videotutorial Tejiendo Perú, para tejer unas botitas navideñas se lo pondrá un poquito más fácil a Papá Noel para saber dónde colocar los regalos.

Bolas
Hay dos opciones, o tejerlas de principio a fin o usar unas que ya tengas y decorarlas con un pequeño motivo. El año pasado elegí esta última opción y fueron todo un éxito.



Bastón de caramelo
Lanas y ovillos  es para los más golosos.  Un videotutorial para tejer los tradicionales bastones de caramelo rojos y blancos.

Campanitas
En De todo crochet encontrarás campanitas combinadas con hojas y bolitas rojas.

Con todas estas opciones te espera una Navidad muy tejedora.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Mandala rápido en tonos azulados

Los mandalas son representaciones simbólicas del cosmos en el hinduismo y el budismo. Generalmente, se trata de figuras geométricas, sobre todo círculos, cuya función principal es apoyar la meditación. Cada forma geométrica y color tienen su propio significado.

Los mandalas son uno de los trabajos que más se reproducen en ganchillo, quizás por lo agradable  que son de tejer, porque nos permite aprovechar restos de otros trabajos o simplemente porque son muy relajantes. Se pueden ver en alfombras, ropa, piezas decorativas...



Hoy os traigo un pequeño mandala para colgar en la pared. Como decía al principio, los colores tienen un significado especial, así, el azul es paz, alegría, serenidad y satisfacción; el rosa, altruismo, dulzura y paciencia y el verde se relaciona con la naturaleza, la felicidad y la libertad. En cuanto a la forma, el circulo (la forma más frecuente) significa seguridad, lo absoluto (también la lejanía).

Como lo voy a usar como adorno en la pared, le he añadido unas cuentas de cristal, aunque este último paso es opcional.

Materiales
Con restos de otros trabajos se pueden tejer pequeños mandalas, con 25 gramos de cada color hay más que suficiente.
-Hilo rosa claro,
-hilo verde pistacho,
-hilo celeste,
-hilo verde piscina,
-hilo azul ultramar,
-ganchillo del grosor adecuado al hilo. Yo he usado uno del número 2,5.
-una cuenta de cristal facetado.

Patrón
1. En color rosa, hacer un anillo mágico: cinco cadenetas (será la primera vareta más dos cadenetas), una vareta, dos cadenetas, repetir hasta tener seis varetas, cerrar el anillo con un punto deslizado en la tercera cadeneta.
2. Cambiar al color verde pistacho. En cada uno de los huecos que se han formado, se teje un punto piña de medias varetas, dos cadenetas, un punto piña de medias varetas.
3. Cambiar a color celeste. Una vareta, dos cadenetas, una vareta entre punto piña y punto piña de la vuelta anterior. (se formarán unas uves).
4. Cambiar a color verde piscina. En cada una de las uves que se han formado en la vuelta anterior, tejerán punto piña de medias varetas, tres cadenetas, un punto piña de medias varetas. Repetir en toda la vuelta.
5. Cambiar a color azul ultramar. En las tres cadenetas de la vuelta anterior, tejer tres varetas, tres cadenetas, tres varetas. Repetir en toda la vuelta.

El tutorial para tejer  el anillo mágico, el punto piña y el punto piña de medias varetas (o punto piña de medio punto) lo podéis (y otros puntos) lo podéis ver AQUÍ.

Para hacer el colgador, pasa una hebra de hilo azul ultramar, introduciendo los dos cabos por la cuenta de cristal afacetado. Anuda para asegurar y corta el sobrante.

Gracias por tu visita.

NOTA: Puedes añadir al mandala cuentas, plumas o amigurumis pequeñitos. Tu imaginación es el límite.